Nutrición
Retinosis Pigmentaria

Se trata de una enfermedad de curso progresivo cuyo comienzo varía, según el tipo de herencia, desde la infancia hasta la edad adulta.
Que afectan a la estructura y función de los fotorreceptores y del epitelio pigmentario de la retina (RPE).
Existen diferentes sustancias que podrían inhibir total o parcialmente el proceso de degeneración de los fotorreceptores: vitamina A, ácidos grasos esenciales, etc.
Una buena alimentación no puede curar una enfermedad visual grave, pero unos buenos hábitos a la hora de comer y el uso de determinados alimentos ayudan a conservar los ojos en mejores condiciones.
Se recomienda una dieta equilibrada en vitaminas y antioxidantes, por medio del consumo de frutas y hortalizas (especialmente el zapallo, tomate, zanahoria, etc. ricos en vitamina A).
La vitamina A cumple una función muy importante dentro del organismo aportando beneficios a todo el organismo, y principalmente al ojo ya que forma parte de diferentes estructuras del mismo, por lo tanto su aporte en la dieta es favorable.
Se cree que el consumo de la vitamina A, como así también de los ácidos grasos esenciales ácido docosahexaenoico (DHA) y ácido eicosapentaenoico (EPA), dos ácidos grasos omega-3( pescados, salmón, sardina, aceite de oliva) inhiben un tipo de proteína inflamatoria conocida como factor de necrosis tumoral alfa (TNF-?), que se encuentra en células conocidas como microglía. El TNF-? está relacionado con los vasos sanguíneos de la retina.
Por lo tanto por medio de el consumo de estos nutrientes y otros en menor medida (vitamina E, C. etc.) mejoran la calidad de vida en estos pacientes aumentando su campo visual.
También es importante tener en cuenta lo que no se debe comer de manera habitual, se prohibe alcohol, café y derivados y tabaco; y limitada en bebidas refrescantes.
Evitar en lo posible alimentos industrializados: conservantes, aromatizantes, colorantes, que se encuentran en los alimentos enlatados y procesados.
No consumir golosinas o empaquetados dulces o salados.
Limitar freír los alimentos; en su defecto, consumirlo siempre recién hecho. Dieta limitada en grasas saturadas (animales, quesos, mantequilla, etc.) o sospechosos de tener grasas animales (repostería, precocinados, etc.) o Poliinsaturadas hidrogenadas (margarinas).
Azúcar (glucosa, sacarosa, lactosa, dextrosas, etc.) y cualquier alimento que lo contenga.
Alimentos refinados, industrializados y procesados (fritos, etc.). Consumir muy frecuentemente legumbres.
El pan, arroz y cereales es recomendable que sea mayoritariamente integral. El pan con salvado (llamado frecuentemente integral) no es pan integral.
De esta manera seleccionando alimentos saludables, ricos en vitaminas y antioxidantes de manera equilibrada, ayudaran a retardar el progreso de empeoramiento visual en pacientes con retinosis pigmentaria. Favoreciendo la calidad de vida por más tiempo.

Genética